martes, 19 de noviembre de 2013

Castañas

En una esquina de dos calles cualesquiera encontramos el puesto de castañas. Calentitas, pues estamos en otoño y el frío -el poco frío de nuestra Ciudad- se deja sentir. Junto a las castañas, otras chucherías, pero aquellas son las reinas que solicitan de cuando en cuando algún transeúnte. Los más pasan al lado del puesto y no prestan atención al hombre que abrigado con un buen pullover se ocupa de mantener el brasero a punto y que despacha en un cucurucho de papel las castañas recién asadas. Quienes compran llevan consigo el calor del cucurucho entre las manos y el olor agradable de las castañas mientras las comen con apetito y deleite. 

1 comentario:

  1. El cucurucho de castañas es consustancial al otoño.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar