sábado, 11 de enero de 2014

La luna, hoy

Después de la tormenta, los días siguen bastante fríos. No en vano el padre Teide está nevado y desde la isla hermana nos manda un saludo de aire invernal. En el cielo de Las Palmas hay pocas nubes que son como ovillos de algodón deshilachado. Ya próximo a caer la tarde está azul el cielo, un azul tenue que poco a poco se irá apagando. La luna brilla en lo alto. Está engordando a ojos vistas y ya no es aquel trozo con dos puntas que semejaba una tira de melón blanco. En pocos días estará llena pero ya muestra su encanto de joven que va hacia la plenitud. La tenemos encima nuestro al pasear. No sé si Pancho la verá y si para él será un misterio las fases de la luna como lo es para mi. Posiblemente el animal tenga otras preocupaciones mas perrunas y poco o nada le preocupe las cosas de los astros del cielo. Nosotros los hombres sí que hemos querido desentrañar los misterios y con ello hemos desbaratado el amor que por la luna han sentido los poetas de todos los tiempos.

1 comentario:

  1. El firmamento sigue por siempre siendo un ente misterioso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar